Diciembre puede ser estresante: Cuida tu salud mental esta Navidad

Para muchos, la Navidad es una época de diversión, risas y de pasar tiempo de calidad con los seres queridos. Sin embargo, es importante recordar que no todo el mundo se siente igual durante las fiestas. Desde el estrés de toda la familia hasta aquellos que han perdido a su familia, para muchos, la Navidad puede ser un momento abrumador. Esto puede tener un impacto directo en la salud mental y el bienestar de uno. Una investigación realizada por la organización benéfica Mind descubrió que la presión de tener «la Navidad perfecta» hace que una de cada 10 personas se sienta incapaz de afrontarla (Katie O»Malley, 2019). Por lo tanto, es importante cuidarse a sí mismo y a los demás durante este período.

Haciendo tiempo para ti mismo – Está bien tomar tiempo para ti mismo fuera de la actividad y el caos del horario de Navidad. Darle un respiro a tu mente y a tu cuerpo puede ser justo lo que necesitas si sientes que el estrés te está afectando. Esto no significa necesariamente reservar las vacaciones, (aunque puede ser tentador), sino tomarse un poco de tiempo del día para uno mismo y hacer algo que le haga feliz. En una nota similar, evita tomar trabajo extra o actividades que sabes que no tienes tiempo o que no puedes manejar.

Mantenerse activo y saludable – Mientras que muchos son culpables de abusar en Navidad, mantenerse activo o hacer un poco de ejercicio puede ser bueno sólo para nuestra salud física, pero también para nuestra salud mental. Esto no tiene por qué ser una tarea, haz algo que te guste para mantenerte activo. Del mismo modo, es completamente normal darse un capricho en Navidad; sin embargo, es importante vigilar lo que comemos y sobre todo lo que bebemos. Las consecuencias de beber en exceso pueden tener efectos perjudiciales para nuestra salud. Aunque diciembre puede significar más fiestas y socialización, es como cualquier otro mes en cuanto a nuestra salud física. Recuerda , todo con moderación.

Mantenerse conectado con otros- Es fácil quedar atrapado en el ajetreo de las fiestas, lo que significa que podemos olvidar las cosas que son importantes para nosotros. Mantenerse en contacto con los que están cerca de nosotros puede ayudar a mantener la salud mental. Mientras se tiene esto en cuenta, es importante recordar que no todo el mundo tiene un sistema de apoyo cercano en esta época del año, por lo que es crucial estar atento a aquellos que pueden necesitar o querer esta comunicación.

Por último, recuerda hablar . Si necesitas desahogarte o quieres un poco de ayuda extra, no tengas miedo de hablar con los que te rodean. Al compartir la carga física de la Navidad, también compartimos la carga mental. De la misma manera, inicia una conversación con aquellos que crees que pueden estar luchando también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *