El autismo y las relaciones

Toda relaci√≥n tiene sus luchas y momentos dif√≠ciles. Estar en una relaci√≥n a largo plazo, casarse o vivir juntos puede plantear muchos desaf√≠os √ļnicos; una pareja puede nunca lavar los platos, y la otra puede siempre dejar su pelo en el enchufe de la ducha. Las relaciones se basan en el compromiso y la aceptaci√≥n de que otras personas pueden tener diferentes preferencias y diferentes maneras de hacer las cosas; un concepto dif√≠cil de entender para la mayor√≠a de las personas. Sin embargo, para algunas personas en el espectro autista, las relaciones pueden ser especialmente desafiantes por una variedad de razones.

Aqu√≠ exploraremos algunos de los desaf√≠os com√ļnmente reportados que enfrentan algunas parejas con una (o m√°s) pareja(s) en el espectro autista y algunos consejos sobre c√≥mo promover la comprensi√≥n y el compromiso en estas relaciones. Esto es por supuesto no para decir que las personas autistas no pueden tener relaciones felices o ser parejas brillantes. Muchas personas autistas manejan la vida familiar y el matrimonio con mucho √©xito y no se relacionan con estas experiencias. Sin embargo, estos son s√≥lo algunos de los problemas comunes que pueden surgir en una relaci√≥n neurodiversa.

Comunicación y apoyo emocional

El desafío:

A menudo en las relaciones nos comunicamos con nuestras parejas a trav√©s de se√Īales no verbales, y esperamos que reconozcan si estamos molestos, enfadados o queremos ayuda sin dec√≠rselo directamente. Sin embargo, algunas personas autistas pueden tener dificultades para interpretar estas se√Īales de comportamiento y ser menos sensibles al lenguaje corporal, las expresiones faciales o el tono de voz. Por lo tanto, a veces pueden fallar cuando su pareja busca consuelo o tranquilidad y por lo tanto no proporcionan el apoyo deseado. Si bien esto no se debe a la indiferencia, sino m√°s bien a un malentendido, por supuesto puede causar cierta angustia a ambas partes cuando se percibe que una pareja autista no est√° siendo sensible a las emociones, sentimientos o necesidades de su pareja.

Lo que podría ayudar:

Puede ser √ļtil que la pareja de una persona autista le hable con calma y directamente sobre cualquier necesidad o deseo que tenga en su relaci√≥n en lugar de confiar en la comunicaci√≥n no verbal. Esto puede ser dif√≠cil de ajustar al principio, pero simplemente explicando lo que necesita y por qu√© puede marcar la diferencia. Esto puede ser √ļtil tanto para necesidades pr√°cticas, como ayudar con la cocina, o necesidades emocionales, como querer un abrazo o sentarse a hablar de un problema. A menudo no se da el caso de que una persona autista sea incapaz de proporcionar el apoyo deseado, o que no quiera hacerlo, sino que simplemente puede no ser consciente de que es deseado.

Un gran ejemplo de esto se puede encontrar en el sitio web autism.org donde un hombre autista describe una experiencia de cuando empezó a vivir con su esposa. Como ella nunca pidió directamente ayuda para cocinar o para las tareas domésticas, él no se dio cuenta durante varios meses de que ella podría apreciar la ayuda hasta que se la pidió directamente. Estoy seguro de que todos podemos entender cómo esto puede haber sido frustrante para su esposa, y puede haber parecido como si estuviera siendo perezoso o evitando el trabajo. Sin embargo, fue simplemente un desajuste en el estilo de comunicación lo que llevó a este problema, y puede ser fácilmente evitado en el futuro con algunos ajustes.

Dificultades sensoriales

El desafío:

Muchas personas autistas experimentan dificultades sensoriales que pueden dar lugar a una serie de comportamientos que van desde la b√ļsqueda de sensaciones hasta la evitaci√≥n de sensaciones. Por ejemplo, algunas personas autistas pueden luchar contra los olores fuertes, encontr√°ndolos desagradables e insoportables, y pueden evitarlos siempre que sea posible. Esto a su vez puede limitar si su pareja puede cocinar alimentos de olor fuerte o usar perfume. Por otra parte, otra persona autista puede tener dificultades con la textura de la ropa o las s√°banas y, por lo tanto, necesita que estos materiales tengan una cierta suavidad o lisura o, de lo contrario, puede ser incapaz de relajarse o dormir.

Estas dificultades sensoriales pueden ser extremadamente obvias para otros, o en otros casos pueden ser mucho más difíciles de identificar. Algunas personas autistas pueden incluso pasar todo el día en el trabajo gestionando su entorno sensorial, con olores, ruidos y luces abrumadores en su oficina, pero luego se sienten muy abrumadas y necesitan volver a casa y evitar la entrada sensorial durante unas horas por su cuenta.

Estos comportamientos pueden ser muy difíciles de entender para alguien que no esté en el espectro autista, y puede requerir mucho trabajo y ajustes por parte de la pareja para mantenerse al día con estas necesidades. Puede ser frustrante para algunos que su pareja necesite este tiempo de calma y por lo tanto no esté disponible para pasar tiempo de calidad con ellos, o para ayudar con las tareas domésticas cuando llegan a casa del trabajo.

Adem√°s, la sensibilidad al tacto puede dificultar que una persona autista muestre muestras f√≠sicas de afecto, como besar, abrazar o tomarse de la mano. Estas acciones que pueden resultar reconfortantes para personas neurot√≠picas pueden resultar muy inc√≥modas o poco naturales para una persona autista. Un informe de Dave Stergo, un hombre autista que habla con abc.net describe que ser tocado como ¬ęcomo si me hubieran quemado, es as√≠ de intenso¬Ľ. Bas√°ndose en experiencias como √©sta, se puede entender por qu√© una pareja autista puede evitar la cercan√≠a f√≠sica, sin embargo, esto puede ser justificadamente molesto para algunas parejas neurot√≠picas que pueden extra√Īar este tipo de afecto f√≠sico en su relaci√≥n o desean ser consolados f√≠sicamente.

Lo que podría ayudar:

Las sensibilidades sensoriales son muy √ļnicas e individuales para cada persona, por lo que podr√≠a ser √ļtil sentarse en pareja y averiguar exactamente qu√© desencadenantes puede identificar. Puede ser que las cosas con las que una pareja autista puede parecer ¬ęquisquillosa¬Ľ (por ejemplo, que no le gusten ciertos alimentos) reflejen en realidad un desencadenante sensorial que les resulte dif√≠cil (como las texturas ¬ępeludas¬Ľ de una frambuesa). Una vez que se identifican estos desencadenantes, puede ser m√°s f√°cil elaborar un plan para controlarlos. El compromiso es clave aqu√≠; tal vez se podr√≠an utilizar detergentes sin perfume en el lavado de la casa, y el perfume s√≥lo se podr√≠a usar en ocasiones especiales cuando no se est√° con la pareja.

Podr√≠a ser √ļtil tener una habitaci√≥n en su casa designada para su pareja a la que puedan ir cuando se sientan abrumados. Esto podr√≠a ser dise√Īado especialmente para ellos y sus necesidades sensoriales; por ejemplo, podr√≠a ser oscuro y sin desorden. Esto puede permitirles tener su tiempo de calma y ayudarles a manejar mejor sus necesidades sensoriales durante el resto del d√≠a.

Lidiando con el cambio

El desafío:

Algunos autistas pueden tener rutinas y reglas bastante r√≠gidas que rigen su vida diaria. Por ejemplo, siempre pueden hervir la tetera para el caf√© antes de ir a vestirse cada ma√Īana, o meterse en la ducha a las 7 de la ma√Īana. Esto puede ser muy importante para ellos para ayudar a reducir la incertidumbre en su d√≠a y aliviar su ansiedad. Pueden haber hecho esto sin ser molestados durante a√Īos mientras viv√≠an solos y por lo tanto nunca se dieron cuenta de lo importante que es esta rutina para ellos. Sin embargo, cuando se mudan con una pareja, esta rutina puede ser mucho m√°s dif√≠cil de mantener. Pueden volver a la cocina despu√©s de vestirse y descubrir que su pareja ha usado toda el agua hervida, o pueden tener que esperar para usar el ba√Īo por la ma√Īana. Mientras que para su pareja estas cosas pueden parecer relativamente menores, este cambio en la rutina puede causar mucha angustia para algunas personas autistas y por lo tanto puede llevar a la tensi√≥n en la relaci√≥n.

Del mismo modo, los cambios en el entorno físico de la casa, como la disposición de los muebles, los nuevos cuadros en las paredes y la nueva ropa en el armario, pueden ser difíciles de manejar para algunas personas autistas. Esto puede llevar a las parejas a no ser capaces de poner su propia marca en su espacio compartido, e incorporar sus propias pertenencias en una casa, de nuevo causando potencialmente alguna fricción.

Lo que podría ayudar:

Ser consciente de las partes importantes de la rutina de su pareja autista puede ser esencial en algunos casos para que usted pueda planear su propio d√≠a sin causar demasiados cambios. Sin embargo, el cambio es una parte inevitable de la vida, y a veces ser√° necesario interrumpir la rutina de su pareja. Por lo tanto, si se avecina un cambio y no puede evitarse, puede ser √ļtil organizarlo juntos y acordar algunas estrategias de apoyo. Prepararse con suficiente antelaci√≥n puede ayudar a aliviar parte de la ansiedad que puede surgir, y conocer y esperar el cambio ayudar√° definitivamente a reducir parte del factor de choque cuando llegue el d√≠a. Las representaciones visuales del cambio pueden ser muy √ļtiles en este caso; por ejemplo, se podr√≠a escribir un calendario semanal en una pizarra para que su pareja lo utilice para recordarse a s√≠ misma que se avecina un acontecimiento inusual.

Esta, por supuesto, no es una lista exhaustiva de los desaf√≠os que pueden surgir en una relaci√≥n neurodiversa. Aunque esperamos que estos consejos sean √ļtiles, son s√≥lo algunos ejemplos de los desaf√≠os que algunas personas autistas y sus parejas reportan com√ļnmente.

De nuevo, esto no quiere decir que las personas autistas no puedan tener relaciones exitosas. Es esencial recordar que cada persona autista es √ļnica e individual, y los desaf√≠os que una persona puede enfrentar en su relaci√≥n podr√≠an ser completamente diferentes a las experiencias de otra persona. Puede ser √ļtil buscar asesoramiento u otro tipo de apoyo si usted o su pareja est√°n enfrentando dificultades, para trabajar juntos sus sentimientos e identificar algunas posibles estrategias de afrontamiento que funcionen para usted.

Para consejos sobre este tema, por favor vea la página web de la Sociedad Nacional de Autismo aquí: https://www.autism.org.uk/about/family-life/partners.aspx .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *